Los V Caminos

 

5 Caminos, 5 visiones del crecimiento, 5 herramientas para llegar lejos, más allá de lo ordinario.

La vida es un continuo desafío, Crecemos, nos desarrollamos, creamos sueños, conceptos, puntos de vista, ideas…

A lo largo de la vida nos topamos con dificultades, tropiezos y caídas que nos permiten modificar nuestras actuaciones.

Tras cada crisis aparece una oportunidad  de hacer las cosas de otro modo. Aprendemos a cambiar lo que hoy ya no nos funciona, y ese aprendizaje nos lleva a conocernos mejor.

Por tanto Crecer, Crear, entrar en Crisis, Cambiar y Conocernos forma parte de nuestro ciclo vital.

Ese ciclo también se cumple en nuestra vida profesional, en nuestro trabajo, en la empresa. Es algo inevitable, pero a la vez, cada situación nos da la oportunidad de comprender mejor nuestro entorno y nuestra vida.

Dichos caminos se centran en esas oportunidades, en las posibilidades de ampliar nuestro campo de visión y ver más allá.
Siempre luchamos por entender nuestra vida buscando sentido a los hechos. Cuando entendemos, o creemos entender lo que nos sucede, nos sentimos cómodos, seguros, manteniendo el control. Los 5 caminos nos dan la oportunidad de profundizar en lo que ocurre cuando los cambios de la vida nos quitan esa seguridad, permitiéndonos modificar el punto de vista, adaptarnos y prepararnos para afrontar el próximo cambio.

CONTENIDO DEL CURSO

EL CAMINO DEL CRECIMIENTO
Todas las civilizaciones han buscado siempre las mejores formas de crecimiento. La filosofía nació como método para responder a los problemas que no nos permitían crecer, a través de la búsqueda de la verdad. La psicología (y sus distintas corrientes como la Gestalt, psicología positiva, la PNL, el psicoanálisis, etc.), el Coaching, el desarrollo del lenguaje, así como multitud de escuelas y técnicas orientales de meditación, respiración, entre muchas otras, nos dan herramientas que pueden facilitar nuestro proceso de desarrollo. El camino del crecimiento realiza un repaso de las corrientes que tratan el proceso de crecimiento humano, y nos posibilita poner en práctica las técnicas y metodologías que mejor se adapten a nuestra manera de ser y de pensar.

EL CAMINO DE LA CREACIÓN
El ser humano es creador por naturaleza. Siendo niños nuestra capacidad de crear, imaginar y soñar es prácticamente ilimitada. La madurez y el enfoque en las capacidades tangibles y “reales” de la vida nos van cerrando las posibilidades de imaginar otros escenarios. En nuestra vida laboral se sigue penalizando la creatividad, la imaginación, y por eso la capacidad de innovar queda extremadamente limitada.
El camino de la creación nos libera de ese encorsetamiento, permitiendo que la imaginación fluya, que las ideas surjan, que recuperemos nuestro hemisferio derecho, apartando momentáneamente el camino lógico, y que busquemos soluciones alternativas a nuestros problemas cotidianos.

EL CAMINO DE LA CRISIS
Palabra de moda del siglo XX y XXI, la crisis es inherente al hombre. Cada vez que un suceso amenaza con modificar el equilibrio de una persona, tanto si es para bien como para mal, aparece la crisis. Crisis de nacimiento, adolescencia, primera juventud, crisis de los 40, 50, crisis de la tercera edad… Cada pérdida comporta crisis (separación, muerte, desempleo, enfermedad…) Crisis económica, financiera, global. ¿cuáles son las bases de la crisis? ¿Qué factores entran en juego? ¿qué beneficios aporta? ¿de qué manera podemos afrontarla?, Son algunas de las preguntas que el camino de la crisis pretende responder.

EL CAMINO DEL CAMBIO
Lo único permanente es el cambio. Lo sabemos, lo comprendemos, pero no siempre sabemos reaccionar. Cambios en las relaciones, en la sociedad, en los países… Hoy más que nunca los cambios en las organizaciones provocan grandes conflictos en nuestras vidas. Ya no existe la seguridad de trabajar toda la vida en una misma empresa.
El camino del cambio clasifica los diferentes tipos de cambio, en los motivos que los propician, cómo nos afectan y de qué modo podemos superarlos.

EL CAMINO DEL CONOCIMIENTO
Entender y aprender de nuestros errores, conocer las formas de afrontar las situaciones negativas de nuestra vida, de nuestro trabajo, de nuestra situación personal, etc. nos permiten crecer y conocernos mejor. Regresando al inicio de la filosofía, una inscripción en el templo de Delfos nos dio un camino para crecer: “Conócete a ti mismo”.
Existen numerosas técnicas para profundizar en nuestro propio conocimiento. Desde los perfiles y test psicológicos, sistemas de control y de creencias, las regresiones, la meditación… nos permiten descubrirnos, entendernos y relacionarnos mejor con nosotros mismos y con nuestro entorno.

Artículo escrito por:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+